fbpx

Cuidar mis dientes y encías

Los dientes ayudan a dar forma a nuestra cara. Una sonrisa sana puede ser una gran ventaja; y como es tan importante, tiene sentido cuidarla lo mejor posible.
¿Por qué son tan importantes mis dientes?
Tus dientes varían de forma y tamaño dependiendo de su posición en la boca. Estas diferencias permiten a los dientes realizar muchas funciones distintas. Los dientes nos ayudan a masticar y digerir los alimentos. Nos ayudan a hablar y a pronunciar con claridad los distintos sonidos. Por último, los dientes ayudan a dar forma a nuestra cara. Una sonrisa sana puede ser una gran ventaja; y como es tan importante, tiene sentido cuidarla lo mejor posible.
¿Qué puede ir mal?

La caries puede ser dolorosa y obligar a realizar empastes, coronas o incrustaciones. Si la caries  no se trata, el nervio del diente puede infectarse y morir, provocando un absceso. Esto puede requerir un tratamiento de conducto o incluso la extracción del diente. Es muy importante que mantengas una buena rutina en casa para mantener tus dientes y encías sanas. Las enfermedades de las encías son frecuentes y, si no se tratan, pueden provocar la pérdida de hueso alrededor de los dientes. En algunos casos, puede provocar la pérdida de piezas dentales. La enfermedad de las encías se puede prevenir. Puede tratarse y mantenerse bajo control con sesiones de limpieza y revisiones periódicas, evitando problemas posteriores. Si se pierden dientes, puede ser necesario rellenar los huecos con puentes, prótesis o implantes.

¿Cómo puedo mantener sanos mis dientes y encías?

Es fácil tener la boca limpia y sana, y mantenerla así. Una sencilla rutina puede ayudar a prevenir la mayoría de los problemas dentales: 

– cepillarse los dientes a última hora de la noche y al menos una vez más durante el día, con un dentífrico fluorado
– escupir después del cepillado y no enjuagarse con agua, para que el flúor permanezca más tiempo en los dientes
– limpiar entre los dientes con cepillos interdentales o hilo dental al menos una vez al día
– buenos hábitos alimentarios: tomar menos alimentos y bebidas azucarados, y
– revisiones dentales periódicas.

Aunque la mayoría de las personas se cepillan los dientes con regularidad, muchas no se limpian entre los dientes y otras no se someten a revisiones dentales periódicas. Unos pequeños cambios en tu rutina diaria pueden suponer una gran diferencia a largo plazo. Tu equipo dental puede eliminar cualquier acumulación en los dientes y tratar cualquier enfermedad de las encías que ya haya aparecido. Pero el cuidado dental diario depende de ti, y las principales armas son el cepillo de dientes, la pasta dentífrica y la limpieza interdental (limpieza entre los dientes).

¿Qué es la placa bacteriana?
La placa es una película fina y pegajosa de bacterias que se forma constantemente en los dientes.
¿Cómo puede la placa causar caries?
Cuando comes alimentos que contienen azúcares y almidones, las bacterias de la placa producen ácidos que atacan el esmalte dental. La pegajosidad de la placa mantiene estos ácidos en contacto con los dientes. Tras el ataque constante de los ácidos, el esmalte dental se rompe formando un agujero o caries.
¿Cómo puede la placa causar enfermedades de las encías?

Si la placa no se elimina con el cepillado, puede  endurecerse y convertirse en algo llamado «sarro». Cuando el sarro se forma cerca de la línea de las encías, la placa que hay debajo provoca irritación e inflamación de las encías.

Las encías empiezan a separarse de los dientes y los huecos se infectan. Si la enfermedad de las encías no se trata a tiempo, el hueso que sostiene los dientes se destruye y los dientes sanos pueden aflojarse y caerse. Las enfermedades graves de las encías pueden provocar la caída de los dientes y la necesidad de sustituirlos.

¿Cómo puedo prevenir las enfermedades de las encías?
Es importante eliminar la placa y los restos de comida de alrededor de los dientes para evitar que las encías se inflamen, se hinchen y se infecten. Si deja placa en los dientes, ésta puede endurecerse y convertirse en sarro, que sólo puede eliminar el equipo dental. Es importante que acuda a sus citas periódicas para que sus dientes puedan someterse a una limpieza a fondo si lo necesitan.
¿Cómo sé si tengo una enfermedad de las encías?

La enfermedad de las encías suele ser indolora, aunque daña el hueso que sostiene los dientes. La enfermedad de las encías (gingivitis) suele manifestarse con encías rojas e inflamadas que sangran al cepillarse o limpiarse entre los dientes. Muchas personas se  preocupan cuando notan que les sangran las encías y entonces se cepillan con más suavidad o dejan de hacerlo por completo.

De hecho, es importante que siga limpiándose con regularidad y a fondo si quiere combatir la enfermedad de las encías. Si el sangrado no desaparece al cabo de unos días, acude a tu equipo dental para pedirles consejo.

¿Qué tipo de cepillo de dientes debo utilizar?

Tu equipo dental podrá recomendarte un cepillo adecuado para ti. Sin  embargo, los adultos deben elegir un cabezal de tamaño pequeño o mediano. Debe tener cerdas o filamentos de nailon suaves o medios, de varios pelos y con extremos redondeados. El cabezal debe ser lo bastante pequeño para llegar a todas las partes de la boca, especialmente a la parte posterior, donde puede resultar difícil acceder. Los niños deben utilizar cepillos más pequeños pero con el mismo tipo de filamentos.

Ahora se pueden comprar cepillos más especializados. Por ejemplo, las personas con dientes sensibles pueden utilizar cepillos de cerdas más suaves. También hay cepillos de cabeza más pequeña para personas con dientes torcidos o irregulares. A algunas personas les resulta difícil sujetar un cepillo de dientes, por ejemplo porque padecen la enfermedad de Parkinson o tienen alguna discapacidad física. Ahora existen cepillos dentales con mangos grandes y cabezales en ángulo para facilitar su uso.

¿Por qué es importante cepillarse los dientes?
El cepillado diario y la limpieza entre los dientes son importantes porque eliminan la placa. Si la placa no se elimina, sigue acumulándose, alimentándose de los restos de comida y provocando caries y enfermedades de las encías.
¿Cómo funcionan los cepillos eléctricos?
Un cepillo eléctrico tiene un cabezal oscilante que gira o vibra, lo que proporciona una gran acción de limpieza con muy poco movimiento por parte del usuario, aunque es necesario colocar el cepillo correctamente.
¿Limpian mejor los cepillos eléctricos?

Las pruebas han demostrado que los cepillos eléctricos son más eficaces a la hora de eliminar la  placa. Los que tienen cabezales que giran en ambas direcciones (cabezales «oscilantes») son los más eficaces. Todo el mundo puede utilizar un cepillo eléctrico. Son especialmente útiles para las personas con movilidad limitada del brazo o la mano, como los discapacitados o las personas mayores, que a menudo consideran que el uso de un cepillo de dientes normal no les permite limpiar a fondo.

Los cepillos eléctricos también pueden ser mejores para los niños, ya que es más probable que se cepillen los dientes con regularidad debido a la novedad de utilizar un cepillo eléctrico. Comenta la idea con tu equipo dental para saber si te convendría utilizar un cepillo eléctrico.

¿Cómo debo cepillarme los dientes?

El cepillado elimina la placa y los restos de comida de las superficies interna, externa y de mordida de los dientes. 

A continuación te indicamos una forma de eliminar la placa; consulta con tu equipo dental cuál es la mejor para ti:

– Coloca el cabezal del cepillo contra los dientes e inclina las puntas de las cerdas hasta formar un ángulo de 45 grados con la línea de las encías. Mueve el cepillo con pequeños movimientos circulares, varias veces, por todas las superficies de cada diente.
– Cepilla la superficie externa de cada diente, superior e inferior, manteniendo las cerdas en ángulo contra la línea de las encías.
– Repite esta operación, pero en las superficies interiores de todos los dientes.
– Para limpiar las superficies interiores de los dientes delanteros, inclina el cepillo verticalmente y haz varios movimientos circulares con la parte delantera del cepillo.
– Cepilla las superficies de mordida de los dientes.
– Cepíllate la lengua para refrescar el aliento y limpiar la boca eliminando las bacterias.

¿Con qué frecuencia debo cepillarme los dientes?
Asegúrate de cepillarte bien los dientes con una pasta dentífrica con flúor a última hora de la noche y al menos una vez más durante el día. Si sigues teniendo molestias o sangras con regularidad después de cepillarte los dientes, debes acudir a tu dentista.
¿Cómo sé si he eliminado toda la placa?
Puedes teñir la placa con un tinte especial, que puedes pintar sobre los dientes con un bastoncillo de algodón, o puedes utilizar pastillas reveladoras especiales. Puedes adquirirlas en tu clínica dental o en la farmacia. El tinte es inocuo y mostrará las zonas de la boca que necesitan un mejor cepillado. Fíjate sobre todo en la zona de unión entre los dientes y las encías. Un cepillado más a fondo eliminará la placa manchada.
¿Con qué frecuencia debo cambiar mi cepillo de dientes?
Los cepillos desgastados no limpian bien los dientes y pueden dañar las encías. Es importante cambiar de cepillo cada dos o tres meses, o antes si los filamentos se desgastan. Cuando los filamentos se abren, no limpian correctamente.
¿Debo utilizar pasta dentífrica con flúor?

Sí. El flúor ayuda a fortalecer y proteger los dientes, lo que puede reducir las caries en adultos y niños. 

Todos los niños de hasta tres años deben utilizar una pasta dentífrica con un nivel de flúor no inferior a 1.000 ppm (partes por millón). A partir de los tres años, deben utilizar una cantidad de pasta dentífrica del tamaño de un guisante que contenga entre 1.350 y 1.500 ppm.

Algunos dentífricos infantiles sólo contienen la mitad de flúor que los dentífricos para adultos. Sólo proporcionan una protección limitada a los dientes. Si tus hijos tienen menos de 7 años, debes vigilarlos cuando se cepillen los dientes y animarles a que no se traguen la pasta.

¿Qué tipo de dentífrico debo utilizar?

Además de los dentífricos habituales de la familia, existen muchos dentífricos  especializados. Entre ellas se encuentran las de control del sarro, para las personas que lo acumulan, y una gama de dentífricos para las personas con dientes sensibles. Los dentífricos de «cuidado total» incluyen ingredientes que ayudan a combatir las enfermedades de las encías, refrescan el aliento y reducen la acumulación de placa. Los dentífricos «blanqueadores» son buenos para eliminar las manchas y ayudar a recuperar el color natural de los dientes, pero no son lo bastante fuertes como para cambiar el tono natural de los dientes.

Algunos dentífricos infantiles sólo contienen la mitad de flúor que los dentífricos para adultos. Sólo proporcionan una protección limitada a los dientes. Si tus hijos tienen menos de 7 años, debes supervisarles cuando se cepillen los dientes. Anímales a no tragarse la pasta y a escupirla, sin enjuagarse con agua, después del cepillado.

Para tener una boca limpia y sana hay que utilizar los productos adecuados para el cuidado dental. Pide a tu equipo dental que te explique qué opciones hay y que te dé sus recomendaciones.

¿Cuánta pasta de dientes debo utilizar?
No es necesario que cubras la cabeza del cepillo con dentífrico. Los niños menores de tres años deben usar una pizca, y los mayores de tres años, una pizca del tamaño de un guisante. Recuerda escupir después del cepillado y no aclarar con agua, para que el flúor permanezca más tiempo en los dientes.
¿Me sangran las encías cuando me limpio entre los dientes?
Es posible que le sangren o le duelan las encías los primeros días que se limpie entre los dientes. Esto debería desaparecer una vez que se haya eliminado la placa y haya mejorado la salud de tu boca. Si el sangrado no cesa, díselo a tu equipo dental. Puede que no te estés limpiando correctamente o que tus dientes y encías necesiten una limpieza más profunda por parte de tu equipo dental.
¿Cómo debo limpiar entre los dientes?

Puedes limpiarte entre los dientes con un cepillo interdental o con hilo dental. La limpieza interdental elimina la placa y los restos de comida de entre los  dientes y debajo de las encías, zonas a las que no llega el cepillo de dientes. Cuando utilices hilo dental o cepillos interdentales, sigue un patrón regular y recuerda no saltarte ningún diente. Para ello, mírate al espejo.

No olvides la parte posterior de los últimos dientes. También es muy importante limpiar alrededor de los bordes de las coronas, puentes o implantes. Debes limpiarte entre los dientes al menos una vez al día. Tu equipo dental puede enseñarte cómo limpiar entre los dientes correctamente.

Cepillo interdental

Existen cepillos interdentales de distintos tamaños. Puede ser útil pedir a su dentista o higienista que le muestre los tamaños correctos para su boca. 

Sujete el cepillo interdental entre el pulgar y el índice. Coloque suavemente el cepillo por el hueco entre los dientes. No fuerce el cabezal del cepillo. Si el cepillo se astilla o se dobla, es demasiado grande; necesitará un cabezal más pequeño para ese espacio.

Uso del hilo dental
– Rompa unos 45 centímetros de hilo dental y enrolle un poco alrededor de un dedo de cada mano.
– Sujete el hilo con fuerza entre los pulgares y los índices, con unos dos centímetros de hilo entre ellos, sin que quede holgura. Mueva suavemente el hilo entre los dientes. No tire del hilo ni lo introduzca en las encías.
– Cuando el hilo dental llegue a la línea de las encías, cúrvelo en forma de C contra un diente hasta que note resistencia.
– Sujete el hilo contra el diente. Raspa suavemente el lado del diente, alejando el hilo de la encía. Repite la operación en el otro lado del hueco, a lo largo del diente siguiente.
– No olvides la parte posterior del último diente.
– Cuando utilices el hilo dental, sigue un patrón regular. Empieza por arriba y trabaja de izquierda a derecha, luego pasa a la parte inferior y vuelve a trabajar de izquierda a derecha. Así es menos probable que te saltes algún diente.

¿Son útiles los irrigadores bucales?
Los irrigadores bucales utilizan un chorro de agua para eliminar la placa y los restos de comida de alrededor de los dientes. Pueden ser especialmente útiles si llevas un aparato de ortodoncia o un puente fijo difícil de limpiar, o si te resulta difícil utilizar cepillos interdentales o hilo dental.
¿Debo utilizar un colutorio?
Un colutorio con flúor puede ayudar a prevenir las caries. Tu equipo dental puede recomendarte un colutorio antibacteriano para ayudar a controlar la placa y reducir las enfermedades de las encías. Si ves que utilizas regularmente un colutorio sólo para refrescar el aliento, acude a tu dentista, porque el mal aliento puede ser un signo de que los dientes y las encías no están sanos o de una mala salud general.
¿Puede ayudar mi dieta?

Mucha gente cree que la caries se debe a un alto nivel de azúcar en la dieta, pero esto no es cierto. Lo que causa problemas es la frecuencia con la que se ingiere azúcar, no la  cantidad. La boca tarda hasta una hora en eliminar el ácido causado por comer y beber azúcar. Durante este tiempo, los dientes se ven atacados por este ácido. Por lo tanto, es importante limitar el número de ataques consumiendo alimentos y bebidas azucarados sólo durante las comidas. Masticar chicle sin azúcar y beber agua después de las comidas o tentempiés también puede ayudar a anular el ácido más rápidamente.

Además de provocar caries, las bebidas gaseosas azucaradas, los zumos de frutas, las bebidas para deportistas y el vino pueden ser ácidos, lo que también puede causar erosión dental. Esto ocurre cuando el ácido de los alimentos y bebidas desgasta gradualmente la dura capa de esmalte del diente. Esto puede provocar que el diente esté sensible.

¿Cómo debo limpiar mi dentadura postiza?

Es tan importante limpiar la dentadura postiza como los dientes naturales. Los alimentos pueden quedar atrapados alrededor de los  bordes de las dentaduras postizas y los ganchos, y los alimentos pueden pudrirse si no los limpia a fondo.

Debes tener un cepillo de dientes distinto para limpiar la dentadura postiza. La regla general es: cepillar, remojar y volver a cepillar. Limpia la dentadura postiza sobre un recipiente con agua por si se te cae. Cepíllate la dentadura antes de dejarla en remojo para eliminar los restos de comida. Sumerge la dentadura postiza en un limpiador especializado durante un breve periodo de tiempo y vuelve a cepillarla. Cepíllalas como lo harías con tus dientes naturales.

Asegúrate de limpiar todas las superficies de la dentadura postiza, incluida la superficie que encaja en las encías. Si observas una acumulación de manchas o sarro, haz que tu equipo dental limpie tu dentadura postiza. La mayoría de los dentistas siguen recomendando un cepillo de dientes de cabeza pequeña o mediana.

Tengo implantes, ¿tengo que hacer algo especial?
Tu equipo dental o tu cirujano oral te dirán cómo cuidar tus implantes después de la cirugía. Es muy importante que los limpies a fondo y con regularidad para prevenir enfermedades de las encías y posibles infecciones. Siga las instrucciones de su equipo dental o cirujano oral.
¿Por qué debo visitar regularmente al equipo dental?
Siempre es mejor prevenir los problemas que tener que curarlos cuando aparecen. Si visitas a tu equipo dental con regularidad necesitarás menos tratamiento y ellos detectarán antes cualquier problema, lo que facilitará cualquier tratamiento.
Palabras finales

– Una buena salud dental empieza por ti. Siguiendo  estos sencillos consejos puedes mantener tu boca limpia y sana:
– Cepíllate los dientes durante dos minutos, a última hora de la noche y al menos otra vez durante el día, utilizando pasta dentífrica con flúor.
– Escupe la pasta dentífrica después del cepillado y no te enjuagues con agua.
– Utilice un cepillo de dientes con un cabezal de tamaño pequeño a mediano.
– Utiliza un cepillo de dientes con cerdas de nailon suaves a medias, de varios pelos y de punta redondeada.
– Considera la posibilidad de utilizar un cepillo eléctrico.
– Realiza pequeños movimientos circulares para limpiarte los dientes.
– Cambia de cepillo con regularidad, al menos cada tres meses.
– Limpie entre los dientes todos los días con cepillos interdentales o hilo dental.
– Tome bebidas y alimentos azucarados con menos frecuencia.
– Visita regularmente a tu equipo dental, con la frecuencia que te recomienden.

Compartir

Te puede interesar...

Gingivitis ¿qué es?

La enfermedad de las encías es un problema de salud bucodental frecuente, que afecta a muchos adultos y es una causa importante de pérdia de piezas.

Read More